miércoles, 13 de marzo de 2013

El aumento del presupuesto militar chino es inevitable

El aumento del presupuesto militar chino es inevitable

Al inicio del plenario anual de la Asamblea Nacional Popular de China, las autoridades anunciaron el importe de su presupuesto militar para este año. En 2013, continuará creciendo en dos dígitos para aumentar en 10,2 % y alcanzar la cifra de 114 700 millones de dólares.

El presupuesto militar de China desde hace tiempo es el segundo en el mundo y, según varios analistas occidentales, no recoge todos los gastos militares de China. En parte, lo reconoce el propio Gobierno chino. Por ejemplo, no es ningún secreto que el presupuesto militar no incluye los trabajos I+D, así como las pruebas de nuevos modelos de armamento y material (salvo las pruebas ya en las unidades militares). Además, en el presupuesto no se refleja una parte de los gastos en el mantenimiento de los reservistas y en la importación del armamento. Tal vez, haya otros componentes de desembolsos no recogidos en el presupuesto militar chino.

Consiguientemente, por el momento, no están reflejados en el presupuesto muchos programas militares que imantan la atención del mundo, a saber, el desarrollo de aviones de quinta generación J-20, J-31; del avión de cubierta J-15; del avión pesado de transporte Y-20 y del misil balístico intercontinental.
Por lo visto, hasta ahora no ha tenido su reflejo en el presupuesto militar el programa de despliegue de nuevos misiles balísticos intercontinentales con base en mar JL-2, si bien la Marina ya recibió los nuevos misiles atómicos capaces de portarlos.
Al propio tiempo, el presupuesto recoge los ensayos y la puesta a punto del portaviones “Liaoning”, incorporado en los arsenales el año pasado. De todas formas, los gastos reales en la defensa son notablemente mayores.

La dinámica del crecimiento del presupuesto militar chino evidencia que el mismo en parte está vinculado al índice de precios al consumo del año anterior, pero guarda una estrecha relación con este índice. Teniendo en cuenta la tasa de inflación, desde mediados de los años 90, el presupuesto militar chino crece a un ritmo alto, pero relativamente estable. Es un proceso natural e inevitable.
Primero, las FFAA de China siguen afrontando la tarea de superar el histórico atraso tecnológico. Se trata no sólo de considerables existencias de armamento producido en los años 80 o antes, sino también de un escaso número de helicópteros, transportes blindados, piezas de artillería autopropulsadas, modernos medios de comunicación y control, etc.

Segundo, el crecimiento económico y la mejora del bienestar suponen un constante aumento de las pagas a los militares. Se adoptan medidas con vistas a fomentar la atención social para militares y sus familiares. En particular, han aumentado las compensaciones en caso de muerte o discapacidad profesional de los militares, la cuantía de las pensiones.

Y, por último, el aumento del presupuesto militar chino debe ser enfocado en el contexto de todo el acontecer asiático. El próximo año fiscal (que comienza el 1 de abril), India planea aumentar su presupuesto militar hasta 42 700 millones de dólares, o sea, en el 21 %. EEUU ya hace tiempo anunció que su actividad militar se centraría en la zona Asia-Pacífico. Japón y Vietnam están enérgicamente modernizando sus Ejércitos. Si los países limítrofes con China explican el aumento de sus gastos militares con el incremento del poderío militar y la falta de transparencia de las intenciones chinas, para China tampoco son transparentes los designios e intenciones de otros países, incluyendo EEUU.

La voz de Rusia
Publicar un comentario