martes, 8 de octubre de 2013

EEUU a la espera del precipicio fiscal: ¿El apocalipsis o una tormenta en un vaso?

сша флаг сша закат сша небо сша упадок закат америки

El precio del oro sigue subiendo, los mercados bursátiles caen. El nerviosismo de los inversionistas es comprensible, todos temen que el Congreso de EEUU no pueda en tiempo elevar el techo de la deuda pública. Si no se toma esta decisión vital antes del 17 de octubre, la mayor economía del mundo puede declarar una cesación de pagos sin precedentes. Los expertos ya hablan del futuro apocalipsis económico y discuten sobre qué destino espera al presidente Obama, al cual llamaron el Gorbachiov de América.

Los congresistas norteamericanos todavía no se han puesto de acuerdo ni sobre el tope de la deuda externa, ni sobre la financiación de las instituciones gubernamentales, que llevan cerradas ya casi una semana. A pesar de eso, el portavoz de la Cámara de Representantes, John Boehner prometió a sus colegas no permitir que EEUU termine en el precipicio fiscal, incluso si la ley sobre el aumento de la deuda estatal no logra el apoyo por parte de la mayoría de los republicanos. Cómo él piensa lograr esto, no se dijo, en cambio se conoce que el presidente Obama, debido a la situación con el presupuesto, suspendió su viaje a la cumbre de la APEC en Indonesia y la visita a Brunei.

La amenaza de impagos por parte de EEUU, como advierten varios economistas, nos recuerda la crisis del año 2008, nos llevaría a una recesión, que sería la peor desde los tiempos de la Gran Depresión y predeterminaría una catástrofe mundial para decenas de años. Aunque, lo más probable, el asunto no irá hasta un final apocalíptico para la economía mundial, es la opinión que nos brinda al analista del holding inversionista FINAM, Antón Soroko:

–La pregunta sobre la cesación de pagos viene de otra, la de la elevación del techo de deuda de EEUU. Este tope ya el estado lo ha elevado varias veces. Y nosotros volveremos a ver estos encarnizados debates porque los políticos norteamericanos utilizan este tema para obtener los cambios que les convienen. Yo no analizaría tanto la posibilidad de la cesación de pagos. Lo más probable, ambos partidos harán sus concesiones y llegarán a un acuerdo, el tope se elevará.
A pesar de todo esto, el peligro no se elimina. El punto principal de la negociación, según los expertos, se conoce; los republicanos exigen que el presidente reniegue de la reforma anunciada por él de la salud pública, en caso contrario, aseguran que habrá precipicio fiscal. Y aquí es donde el líder norteamericano se convierte en rehén de la línea de política interior que él mismo escogió. No por gusto los politólogos llaman a Obama el "Gorbachiov americano". Esta comparación se oyó cuando el primer presidente con la piel negra de EEUU llegó al poder. Con todavía mayor popularidad se repitieron estas palabras en el período de la segunda campaña electoral de Obama. Ahora, todos los partidarios de esta analogía deben estar muy seguros de que es una verdad incuestionable. Ambos lideraron imperios de nivel mundial, llegaron al poder como reformadores cuando sus países eran impopulares en el extranjero. Ambos se vieron obligados a dirigirse a dos auditorios, sus compatriotas que esperan mejoras en el sistema, y los extranjeros, que están convencidos de que la raíz del mal está en el mismo sistema. Obama, al igual que Gorbachev, hizo una elección a favor de la política exterior, dicho sea de paso, sin mucho éxito.

También nuestros dos héroes han recibido el premio Nobel de la paz. Solo que Mijaíl Gorbachev obtuvo el Nobel por lograr desmoronar su imperio. Obama en cambio, ya tiene el premio, pero su imperio, por ahora, se mantiene exitosamente en el primer lugar, nos señala el vicepresidente del Centro de modelación del desarrollo estratégico, Grigori Trofimchuk. Así que, en general y en opinión de los especialistas, la comparación de estos dos personajes de la política mundial, no es tan legítima. Aunque si el líder norteamericano no le dedica más tiempo a la política interior, en la orden del día puede, tranquilamente, aparecer el tema de una moción de censura, continúa Trofimchuk:

–Yo, como experto, hablé sobre esto cuando eligieron a Obama para el primer período presidencial: existe la posibilidad de que le impongan una moción de censura. Pero el segundo mandato ya ha comenzado y por ahora solo podemos ver algunos indicios que sugieren que puede llegar hasta la destitución. Yo no pienso que algún acontecimiento político externo pueda influir en esto. Los problemas principales de Norteamérica se esconden dentro de la misma América, dentro de aquellos proyectos que él mismo anunció. Y si sus opositores se concentran sobre este punto, entonces la situación de Obama puede ser bastante compleja.

Aunque también los opositores al presidente de EEUU escrupulosamente piensan sus pasos, subraya el politólogo. A pesar de lo que los republicanos quisieran llevar la política interior a vías cómodas para ellos, todos comprenden que una desestabilizació n interna puede traer problemas muy serios para EEUU y para todo el mundo. Así que, lo más probable es que Warren Buffet tenga razón cuando dijo, hace solo unos días, que los EEUU se encuentran en el camino hacia "la máxima estupidez extrema", pero que no la alcanzarán. Apoya esta opinión también el ex director de Goldman Sachs, Hank Paulson. Hablando sobre los republicanos dijo medio en broma: "Estos muchachos pueden coger a su mamá como rehén, pero nunca le harán daño".

La voz de Rusia
Publicar un comentario