jueves, 15 de agosto de 2013

Los modernos radares Voronezh velarán por la paz de Rusia

РЛС Небо-М военная техника

En la provincial de Oremburgo (los Urales) ha comenzado la construcción de un radar de la serie Voronezh. Otro radar de nueva generación que integra el sistema de alerta sobre el ataque de misiles, pronto entrará en servicio operacional en la provincia de Irkutsk (Siberia).

Los militares prometen que hacia 2018, una red de novísimos radares controlará todo el espacio aéreo de Rusia.
El alcance de los radares Voronezh supera los seis mil kilómetros. Dichas estaciones registran el lanzamiento y el vuelo de los misiles balísticos, y calculan los puntos y la hora de caída de sus ojivas. Son mucho más potentes que los radares de modelos anteriores, destaca Mijaíl Jodariónok, miembro del consejo público de la comisión para la industria de defensa adjunta al Gobierno de la Federación Rusa:
Los radares Voronezh por sus parámetros superan notablemente a los Darial y Dniéper. Porque consumen menos energía, utilizan tecnologías más avanzadas y se instalan en plazos mucho más cortos. Para atenderlos se requiere una plantilla muchos más reducida. Dichos radares proporcionan datos sobre la situación en el espacio cercano y lejano.

Para desplegar Voronezh se requiere tan solo una plataforma de hormigón acondicionada y la infraestructura necesaria: electricidad, calefacción, etc., expresó en una entrevista exclusiva a La Voz de Rusia el director de la revista Natsionalnaia oboroba (Defensa Nacional), Ígor Korotchenko:
El montaje del radar ocupa un año o año y medio. Voronezh proporciona datos muy precisos y es susceptible de ser modernizado. Modificando los algoritmos e incrementando sus capacidades electrónicas, puede detectar no solo misiles balísticos, sino también otras armas de precisión enemigas.

El mayor número de radares garantiza un control más seguro, sobre todo, teniendo en cuenta que Rusia debe vigilar a la vez varios sectores potencialmente peligrosos, o sea, desde los que puedan ser lanzados misiles, indica el subdirector del periódico Nezavisimoe voennoe obozrenie (Revista militar independiente), Víctor Litovkin:

Nuestro país está bañado por los océanos Atlántico, Glacial Ártico y Pacífico. Aunque elÍndicoo no baña las costas de Rusia, para los misiles instalados en submarinos (en primer lugar, los estadounidenses) que se encuentran en sus aguas, la distancia hasta nuestras instalaciones de vital importancia es relativamente corta. De ahí que por todo el perímetro de la frontera nacional debamos tener desplegados tales radares para poder controlar el espacio aéreo y cósmico sobre estas zonas.
Los militares prometen hacerlo hacia 2018. Modernos radares ya están desplegados en varias provincias rusas. El montaje de Voronezh ya ha comenzado en la provincia de Oremburgo. Luego, serán emplazados en las regiones de Altai y de Krasnoyarsk, recalca Víctor Litovkin:

El radar desplegado en la provincia de Irkutsk controla todo el espacio desde Alaska hasta Filipinas. El radar en la provincia de Oremburgo va a vigilar el Índico, Pakistán, la India, Irán y Afganistán. El radar instalado en Armavir (región de Krasnodar, sur de Rusia) vigila Irán, Afganistán, el golfo Pérsico, el océano Índico, el mar Mediterráneo y Turquía. El sector norte corre a cargo del radar desplegado en Pechora (República de los Komis, en el seno de la Federación Rusa).
En opinión de los expertos, la disponibilidad de una red de radares de alerta sobre ataque de misiles es una sólida garantía de que ningún agresor pillará desprevenido a nuestro país.

La voz de Rusia
Publicar un comentario