jueves, 8 de agosto de 2013

La Armada de Rusia necesita nuevas bases navales

РОССИЯ-ВМФ-ПЛАНЫ

Rusia consolida sus posiciones en el océano mundial. Buques de la Marina de Guerra de Rusia, tras las maniobras realizadas en el Atlántico y la conclusión de una travesía transatlántica entrarán en puertos de Cuba, Nicaragua y Venezuela. Es muy probable que próximamente los buques de guerra puedan ser reparados en la bahía vietnamita de Kamran. La exhibición de la bandera de San Andrés y el cumplimiento de misiones de combates en lejanas travesías oceánicas permitirán afianzar la cooperación entre las fuerzas navales de países de América Latina y África y Rusia, suponen expertos.

La creación de una base naval en el cabo de Kamran no está en los planes de Hanói. El ministro de Defensa de la República Socialista de Vietnam, Phung Quang Thanh, señaló que la postura de Vietnam consiste en no permitir a ningún Estado establecer bases militares propias de Kamran. Al propio tiempo, allí se tiene previsto crear un centro internacional de mantenimiento de buques. La posibilidad de utilizar ese puerto puede tener enorme significado para la Armada rusa, subraya el vicepresidente de la Academia de Problemas Geopolíticos, Konstantín Sivkov:

–Si queremos tener la posibilidad de estar permanentemente presentes en las regiones lejanas del océano mundial debemos tener puntos de emplazamiento, para que los buques puedan arribar a ellos y ser reparados. Si Rusia decide sellar un tratado para crear tal punto, eso implica que considera necesaria la presencia de buques de guerra de la Federación Rusa en las regiones australes del océano Pacífico. O sea que Rusia, al exhibir su pabellón naval, proyecta garantizar el respaldo a sus intereses políticos y económicos exteriores, y de otra índole en esa región.

El logro de tales acuerdos sería imposible sin el desarrollo exitoso de la cooperación técnico-militar entre los dos países, aunque difícilmente valga la pena ligar directamente lo uno con lo otro. Vietnam no solo refuerza la cooperación técnico-militar, sino también tiene previsto desarrollar los nexos político-militares con Rusia. La Marina vietnamita muestra un gran interés por el incremento de su poderío. Se está cumpliendo un contrato de suministro hasta 2016 de seis submarinos no atómicos del proyecto 636. La entrega de los primeros dos está prevista para este año. Por su carácter súper secreto los especialistas de la OTAN los denominan “agujero negro en el océano”. A fines de año las Fuerzas Navales de Vietnam debe recibir la primera de las seis lanchas de misiles Molnia, que se están construyendo bajo licencia rusa. La Armada de Vietnam tendrá diez de esas lanchas. En 2016 y 2017 se hará entrega al cliente de dos corbetas clase Gepard, sostiene el asesor del jefe del Estado Mayor General, almirante Ígor KIasatónov:

–Vietnam puede comprar todo esto a Rusia, son artículos altamente tecnológicos y responden a la doctrina naval de Vietnam. Los buques menores son apropiados para la defensa de las aguas territoriales vietnamitas. El desarrollo de la flota menor es una buena perspectiva para ellos. A expensas de la cooperación técnico-militar ellos crearán rápidamente tal flota.

Hace más de dos décadas en la península de Kamran había un punto de avituallamiento de la retaguardia de la flota del Pacífico de Rusia. Era la base más grande de la Marina de Guerra en el exterior. Pero, después de haber cumplido las tareas planteadas, en 2002 Moscú devolvió oficialmente esa base a Vietnam.
Los expertos coinciden en opinar que en el futuro Rusia debe crear bases navales en territorio de otros países, si bien se trata de una cuestión muy complicada, para cuya solución se necesitarán años. En cambio, el aprovechamiento de la infraestructura portuaria de Vietnam, Venezuela, Cuba y otros países, con los que Rusia desarrolla exitosamente la cooperación técnico-militar, tiene ventajas evidentes y puede ser muy eficaz.

La voz de RUsia
Publicar un comentario