jueves, 8 de agosto de 2013

"Hay que poner punto final a la guerra"

вице-президент Александр Анкваба покушение абхазия

En vísperas del quinto aniversario de la agresión de Georgia contra Osetia del Sur, el presidente de la República de Abjasia, Alexánder Ankvab, ha ofrecido una entrevista por teléfono a La Voz de Rusia.

Señor presidente, queremos saludarle en nombre de la emisora La Voz de Rusia y de nuestros numerosos oyentes en diversos países del mundo. Hace cinco años, Abjasia pasó a ser sujeto del Derecho Internacional. ¿Con qué Estados ha establecido las relaciones diplomáticas?
Con Venezuela, Nicaragua, Tuvalu, Vanuatu, Nauru. Y, por supuesto, con Rusia. Fue un acontecimiento largamente esperado, de gran relevancia histórica. No es tan fácil describir el júbilo que estalló en Abjasia cuando Rusia la reconoció.
Cuéntenos sobre las relaciones actuales de Abjasia con Osetia del Sur, Rusia, Georgia, Adzharia:
Las relaciones con Rusia son pletóricas. Desde 2008 ocurrieron muchos acontecimientos. Aparte del gran tratado, firmamos muchos documentos que confieren carácter sistémico a nuestras relaciones, vertebrándolas con arreglo a las normas del Derecho Internacional. Nuestras relaciones se desarrollan con signo positivo, lo cual valoramos en alto. A menudo las califican de relaciones estratégicas, de aliados. Nosotros preferimos llamarlas fraternas y no dejaremos de fomentarlas. Rusia siempre nos ha prestado una gran ayuda, también antes de 2008. Por ejemplo, facilitando los trámites para obtener la ciudadanía a un gran número de nuestros ciudadanos. Nosotros jubilados, que merecen una vida digna, desde hace muchos años cobran pensiones con cargo al presupuesto ruso y siempre hablan con mucho respeto y calor del país que les prestó un apreciable apoyo después de la desintegración de la URSS. Rusia es nuestro principal socio comercial. Fomentamos las relaciones con este país en muchos ámbitos, no solo en el económico. Por lo que se refiere a las relaciones con Georgia, usted ya lo sabe perfectamente. Queremos vivir en paz con los georgianos y en reiteradas ocasiones planteamos ante los políticos georgianos la necesidad de concluir un tratado de paz. Hay que poner cruz y raya a aquella guerra. Pero, lamentablemente, no hay ninguna respuesta positiva de aquella parte. Podemos mantener unas relaciones de buena vecindad, pero consideramos que hemos decidido nuestro destino, sin que pueda haber retorno al pasado. Con Adzharia no tenemos ningunas relaciones, simplemente nuestras costas son bañadas por un mismo mar. Las relaciones con Osetia del Sur merecen mención aparte. Mantenemos permanentes contactos, intercambiamos delegaciones, suscribimos documentos internacionales y prestamos apoyo recíproco en cualquier tema relacionado con nuestra institucionalización.
Comente las proporciones de la repatriación desde Siria y Turquía:
Las proporciones no son muy grandes, las cifras absolutas son insignificantes. Los abjasios residentes en Siria sufren mucho del flagelo de la guerra. En total hemos recibido a más de cuatrocientas personas, incluyendo niños, alojándolas en diversas zonas de Abjasia y procurando que se adapten cuanto antes a las nuevas condiciones. Por supuesto, no hemos podido permanecer indiferentes hacia la suerte de nuestros compatriotas residentes en Siria.
¿Cómo apreciaría las inversiones extranjeras en la economía de Abjasia?
Las inversiones se efectúan desde hace tiempo. En cifras absolutas no son sumas importantes, pero percibimos su efecto. Desde luego, quisiéramos que aumenten, por lo cual tratamos de facilitarles los trámites a los inversores. Creo que próximamente, las inversiones en Abjasia aumentarán que fundamentalmente provienen de Rusia. Sabemos por experiencia propia lo que es una guerra y afrontamos bastantes problemas. En todos los sectores se necesita capital inicial para aliviar la vida.
¿Su apreciación de los sucesos acaecidos en agosto de 2008 ha sufrido algunos cambios en los años transcurridos?
Después de septiembre de 2008, ni mi apreciación ni la de nuestros ciudadanos ha sufrido cambio alguno. El mes de septiembre ocupa un lugar especial tanto en nuestra historia, como en la de Osetia del Sur. Fueron años aciagos. El 8 de agosto, visitaremos la embajada de Osetia del Sur para evocar aquellos días. Lo mismo habría ocurrido respecto a Abjasia, porque los planes, fraguados por los altos dirigentes georgianos, de emplear la fuerza armada contra Osetia del Sur y Abjasia, pasaron a ser de dominio público. Si no fuera por la misión de Rusia, las consecuencias habrían sido catastróficas. Lo que sufrieron los habitantes de Osetia del Sur fue horrible y nuestra población estaba dispuesta a empuñar las armas y prestar ayuda a Osetia del Sur. Nos hemos reunido hoy con los veteranos. Nuestros militares evocan con dolor y amargura lo que ocurrió en agosto y septiembre de 2008. Siempre hemos resaltado el enorme papel de la Federación Rusa, las valientes decisiones políticas adoptadas por el entonces presidente Dmitri Medvédev. Hemos escuchado atentos la entrevista que ha concedido a la cadena televisiva Russia Today. Consideramos que también ha expresado nuestra opinión. Es nuestra apreciación común de los sucesos que tuvieron lugar en agosto-septiembre de 2008.
Señor presidente, le agradecemos el tiempo que nos ha dedicado, su excelente entrevista. Permítanos desear, en su persona, al hermano pueblo abjasio mayores éxitos en el proceso de la institucionalización y la construcción de un Estado libre y soberano:

La voz de Rusia
Publicar un comentario