lunes, 18 de marzo de 2013

Moscú descarta revisar su postura tras la renuncia de EEUU a fase final de EuroDAM

El viceministro de Exteriores ruso, Serguei Riabkov
11:59 18/03/2013

Rusia no revisará su postura ante el despliegue del escudo antimisiles en Europa (EuroDAM) tras la renuncia de EEUU a la fase final del proyecto que preveía la instalación de interceptores SM3 Block IIB en Polonia, afirmó el viceministro de Exteriores ruso, Serguei Riabkov.
Estas declaraciones se producen después de que el secretario de Defensa de EEUU, Chuck Hagel, anunciara el pasado viernes que su país abandona a la fase final de su EuroDAM. Esta fase era la que más recelo causaba a Moscú, por lo que muchos expertos se apresuraron a augurar una mejora en las relaciones bilaterales. No obstante, el propio Pentágono insistió en que su decisión no se debe a la postura rusa, sino a los planes de centrarse en la defensa frente a la “creciente amenaza de un ataque por parte de Irán y sobre todo de Corea del Norte”.
“No se trata de una concesión a Rusia y no lo vemos como tal. Se mantienen todos los aspectos de la incertidumbre estratégica relacionados con la creación del escudo antimisiles de EEUU y la OTAN. Por tanto, mantenemos también nuestras objeciones”, indicó el vicecanciller Riabkov en declaraciones al diario Kommersant.

Destacó que los elementos del escudo que serán desplegados en Europa en el marco de las otras tres fases del DAM tienen una gran movilidad. “Se emplazarán en buques que pueden desplazarse de una zona marítima a otra en cuestión de días. Los sistemas terrestres también serán móviles”, explicó el diplomático, quien insistió que incluso un EuroDAM reducido puede suponer una amenaza para las fuerzas nucleares rusas.
EEUU despliega misiles Patriot en Polonia >>
Es más, los nuevos planes defensivos de EEUU, que implican el aumento a 44 unidades del número total de interceptores en la costa oeste hacia el año 2017, la instalación de otro radar TRY-2 en Japón y el despliegue de una base de antimisiles en la costa este, crean más preocupaciones a Moscú, insistió Riabkov.
“Los planes de desplegar nuevos misiles interceptores pesados del sistema GBI en Alaska y California no son un gesto simbólico. Se trata de un aumento sustancial de la capacidad de EEUU en el ámbito de la defensa antimisiles”, expresó.
Según el viceministro, Rusia aún debe valorar las consecuencias de la última decisión del Pentágono desde el punto de vista de la seguridad nacional. “No sentimos ninguna euforia ante el anuncio de secretario de Defensa de EEUU. Tampoco vemos motivos para corregir nuestra postura. Continuaremos el diálogo para lograr un acuerdo vinculante de que los elementos del DAM de EEUU no apuntan a las fuerzas nucleares estratégicas rusas”, concluyó el vicecanciller ruso.
Hoy y mañana, el asunto del escudo antimisiles y los nuevos planes de EEUU centrarán una reunión en Ginebra entre Riabkov y la subsecretaria de Estado para Asuntos de Control de Armas y Seguridad Internacional, Rose Gottemoeller.

Moscú, 18 de marzo, RIA Novosti.
Publicar un comentario