jueves, 28 de febrero de 2013

La respuesta de China a la venta de submarinos rusos a Vietnam

La respuesta de China a la venta de submarinos rusos a Vietnam
Dos de los seis submarinos diesel-eléctricos rusos encargados por Vietnam se entregarán al cliente este año. ¿Cómo reaccionará a esta venta China que tiene litigios territoriales con Vietnam? 

Pekín, obviamente, no puede estar contento ante el aumento del poderío naval del vecino país. Entretanto, la transacción ruso-vietnamita no afecta en absoluto los intereses del gigante asiático. Vietnam recibirá un total de seis submarinos Proyecto 636 por valor total de dos mil millones de dólares. El contrato también incluye el compromiso de Rusia de crear una base costera de submarinos y capacitar a las tripulaciones de los mismos. Los aparatos que se venden a Vietnam son modalidades modernizadas de los submarinos soviéticos Proyecto 877EKM Kilo. Son poco visibles y están dotados de novísimos equipos electrónicos y pueden llevar misiles de crucero. 

Muchos de los analistas militares chinos se han mostrado preocupados por la venta de nuevos submarinos rusos a Vietnam.  Uno de ellos, el contralmirante Yin Zhuo dijo en una ocasión que los submarinos de Vietnam pueden amenazar a las rutas de transporte vitales para China a través del estrecho de Malaca y el mar del Sur de China. Por estas vías llegan a China el petróleo y otras materias primas procedentes de África y Medio Oriente.  

China está muy pendiente de las actividades de submarinos extranjeros en el mar del Sur de China después de haber construido en la isla de Hainan la base principal para sus nuevos submarinos nucleares con misiles JL-2. Las autoridades chinas temen que las operaciones navales de otros países en dicha región pueden amenazar a su fuerza estratégica de disuasión nuclear.

Es obvio que a China se siente molesta ante el creciente poderío naval de Vietnam mientras se están exacerbando los contenciosos territoriales entre las dos naciones. Sin embargo, la actitud de China frente a Vietnam difiere de su comportamiento respecto al Japón y Filipinas, que también tienen discrepancias territoriales con China, pero a diferencia de Vietnam, son aliados íntimos de EEUU.
A pesar de las controversias, China ha ido desarrollado con Vietnam los vínculos tanto estatales, como partidistas, considerándolos sumamente importantes. Vietnam siempre ha desempeñado el papel clave en la política china respecto al Sureste de Asia. En 2011, el comercio bilateral superó los veinticinco mil millones de dólares y sigue creciendo. Si en caso del Japón y Filipinas, China puede recurrir a presiones políticas, con Vietnam la tarea es conseguir su cooperación.

Es por eso que China no hace mucha ruido ante las ventas de nuevos cazas, lanchas portamisiles Molnia y submarinos rusos a Vietnam. Pekín entiende que en términos de envergadura  la modernización militar vietnamita es incomparable con el respectivo esfuerzo chino y se da cuenta de que en caso de que disminuya la cooperación técnico-militar entre Rusia y Vietnam,  es bien probable que los vietnamitas muestren interés por ampliar su colaboración con EEUU. Lo cual no convendría en absoluto a los intereses de Rusia y China.

La voz de Rusia
Publicar un comentario