miércoles, 4 de diciembre de 2013

China desconcierta a sus rivales con el vuelo de un drone de fabricación propia

China desconcierta a sus rivales con el vuelo de un drone de fabricación propia

A fines de noviembre China desconcertó seriamente a sus vecinos y rivales con el vuelo exitoso de un avión no tripulado de diseño propio. Incluso los terroristas utilizan aparatos no tripulados primitivos, mientras que los fabricantes de drones afirman que la sexta generación de aviones serán vehículos no tripulados.

El vuelo de diecisiete minutos de un drone invisible chino con tecnología stealth, se hizo efectivo el pasado 21 de noviembre. En general, algunos expertos señalan que China ya ocupa el segundo lugar en el mundo, detrás de EEUU, por la cantidad de aviones no tripulados con fines militares.
Es muy difícil evaluar el parque chino de drones por las informaciones extremadamente escasas sobre el potencial defensivo de China. Pero lo que se sabe con absoluta certeza es que por la envergadura de la aplicación de aparatos no tripulados lideran EEUU e Israel, mientras que por el nivel tecnológico en este campo los países de la Unión Europea les están pisando los talones. Representantes de corporaciones aeronáuticas, entre ellas rusas, prevén para los próximos años un recorte de hasta el 40 % de los aviones y helicópteros pilotados de la Fuerza Aérea de las más grandes potencias mundiales. Las constructoras aeronáuticas se basan en los datos de sus analistas que afirman que la próxima y sexta generación de aviones serán aparatos no pilotados.

No obstante, en la comunidad de expertos no hay una visión única de las perspectivas de los drones. Así, el experto de Nezavísimoe Voiénnoe Obozrenie(Boletín militar independiente), Vladímir Scherbakov, asegura que como mínimo en los próximos cinco años no se producirá ningún cambio radical de la correlación entre el número de aparatos aéreos no pilotados y pilotados:

Es que aún no se han pulido hasta el fin diferentes cuestiones de la aplicación de los drones. Por ahora la aeronave pilotada sigue siendo en la aplastante mayoría de los casos más eficiente que el aparato no pilotado. Sin embargo, en una perspectiva a largo plazo se puede esperar que a medida que se desarrollen las tecnologías de creación de los propios drones, así como de los sistemas de guiado, de armamento, de comunicaciones, etc., de que están provistos, que paulatinamente empiecen a desplazar a las naves aéreas pilotadas.

En palabras de Scherbakov, en el futuro los drones pueden prevalecer en el cielo debido a que serán más baratos que los vehículos pilotados tanto en la producción como en la explotación, y, obviamente, por su cualidad más importante – la posibilidad de no poner en riesgo la vida de los pilotos.
Esta ventaja también reviste gran importancia en la actualidad. Por ejemplo, durante la guerra en Vietnam (1965-1973) la Fuerza Aérea de EEUU perdió unos cinco mil aviones. Al propio tiempo, los aparatos no pilotados realizaron cerca de tres mil quinientos vuelos y sus pérdidas fueron del 4 %. Durante las operaciones bélicas en el Valle de la Bekaa (1982), los drones ayudaron a la Fuerza Aérea israelí a evitar pérdidas y destruyeron casi completamente el sistema de defensa antiaérea de Siria.

Sea como sea, los sistemas no pilotados también tienen una serie de defectos sustanciales de carácter técnico y jurídico. Si el drone funciona sobre la base del programa que se instaló en el aparato es imposible modificar su ruta. El enemigo puede interceptar o debilitar el control remoto del drone, utilizando simples aplicaciones informáticas. Ya tuvieron lugar tales precedentes con aparatos no pilotados de EEUU en Iraq y Afganistán. El drone, dirigido por un intelecto artificial, no siempre, ni mucho menos, es capaz de valorar objetivamente la situación y sí puede tomar una resolución errónea sobre un ataque. El resultado de tales resoluciones son cientos de víctimas civiles en Iraq, Afganistán y Pakistán.

Todo parece indicar que el presidente ruso Vladímir Putin tuvo en cuenta precisamente este aspecto en el empleo de los aviones no tripulados. Días atrás, en una reunión sobre el desarrollo de la Fuerza Aérea nacional, el presidente ruso declaró que los vehículos no tripulados son sistemas de combate muy serios y no juegos informáticos. A partir de esto, Rusia tiene previsto desarrollar programas de aparatos aéreos no tripulados, pero la práctica de aplicación de los drones por los militares y los servicios secretos rusos será diferente a la de EEUU y otros países.

Dicho sea de paso, en tiempos de la Unión Soviética en el cielo de Europa volaban tranquilamente drones soviéticos de exploración y combate, al tiempo que los países de la parte occidental del continente recién empezaban a diseñar sus sistemas no tripulados. Entre 1972 y 1989 en la URSS se construyeron novecientos cincuenta dronescon diferentes finalidad militar. El apogeo del programa no tripulado soviético fue el transbordador espacial Burán, que en 1988 realizó un vuelo en régimen automático, incluyendo el aterrizaje.

Por otra parte, no hace mucho, en el marco del Ministerio de Defensa de Rusia se lanzó un nuevo programa de enseñanza de operadores de sistemas no tripulados. En el acto los medios occidentales empezaron a hablar sobre diseños secretos en Rusia de un drone de alcance súper largo. El desarrollo de sistemas no tripulados deviene inevitablemente un elemento de la carrera armamentista contemporánea. De 2003 a 2012 la cuantía de las compras mundiales de diferentes tipos de vehículos aéreos no tripulados se cifró en más de tres mil quinientos millones de dólares. Forecast International pronostica que dentro de diez años el mercado mundial de aparatos aéreos no tripulados subirá a los setenta mil millones de dólares. ¿Qué parte ocupará la venta de muerte para China? De momento no hay pronósticos.

La voz de Rusia
Publicar un comentario