miércoles, 13 de noviembre de 2013

La Armada rusa regresará a Vietnam “a cambio” de contratos militares

La visita presidente Vladimir Putin a Vietnam
18:24 13/11/2013
Moscú, 13 de noviembre, RIA Novosti.

La Armada rusa podrá regresar al puerto vietnamita de Kamran, en el mar de China Meridional, donde antes de fin de 2014 instalará una base de mantenimiento. Este es uno de los principales resultados de la visita del presidente Vladímir Putin al país asiático, entre los que también figuran numerosos contratos militares, escribe hoy Nezavisimaya gazeta.
Según fuentes que cita el diario, en las reuniones con los dirigentes vietnamitas Putin consiguió un principio de acuerdo para que el puerto de Kamran vuelva a albergar una base que se encargará del mantenimiento y avituallamiento de buques de guerra rusos en su ruta entre el Pacífico  y el golfo de Aden. Aunque el correspondiente convenio no se ha firmado por ahora, se trata de una mera formalidad, aseguran esas fuentes.
El único punto que continúan negociando las partes es el precio de arrendamiento, pero todo apunta a que será bastante ventajoso para Rusia. Sin embargo, fue precisamente el alquiler el que obligó en su día a la Armada rusa abandonar Kamran. La base, de unos 100 kilómetros cuadrados y con pistas de aterrizaje para todo tipo de aeronaves, fue utilizada por Moscú de forma gratuita, hasta que en 1998 Hanoi fijó un alquiler de 300 millones de dólares al año. En 2001, Rusia se retiró del puerto vietnamita tras más de dos décadas de permanencia.
Entre una veintena de documentos suscritos por ambos países durante la visita de Putin destacan contratos de armas. Y es que el propio presidente ruso dijo en vísperas de su viaje que la cooperación castrense con Vietnam no se limita a las exportaciones, sino que abarca también la producción bajo licencia de productos punteros de la industria militar rusa. Nezavisimaya Gazeta aclara que se trata de distintas armas de fuego, misiles tipo Igla y lanchas de la clase Molniya (Rayo) que ya se fabrican en el país asiático.
Por otro lado, la semana pasada el Astillero del Almirantazgo, en San Petersburgo, entregó a Vietnam el primer submarino diésel-eléctrico del proyecto 06361 clase Varshavianka, recuerda el rotativo. Además de este, Rusia construirá antes de 2016 otros cinco sumergibles de la misma clase para la Armada vietnamita. El importe total del contrato, que incluye también la construcción de infraestructuras y suministros de armas, alcanza los 4.000 millones de dólares.
En los últimos años, Hanoi ha comprado a Moscú 32 cazas Su-30MK2, 12 lanchas Molniya, cuatro fragatas de la clase Guepard, varias baterías de misiles S-300PMU1 y un sistema de defensa costera Bastion con misiles de crucero supersónicos Yajont, entre otro armamento.
Según estimaciones de expertos occidentales, entre 2011 y 2014 Rusia acaparará más del 97% del mercado vietnamita de las armas, frente a los 87,4% que le correspondieron entre 2003 y 2010.
Publicar un comentario