viernes, 25 de enero de 2013

Rusia no negociará con EEUU sus asuntos de política interior

La política interna de Rusia  no puede ser objeto de negociaciones internacionales, incluso con Estados Unidos, declaró el secretario de prensa del Kremlin, Dmitri Peskov.
“El dialogo entre el gobierno ruso y la oposición del país no puede ser una componente en las relaciones entre Moscú y Washington y en ningún caso, objeto de negociaciones (bilaterales)”, dijo Peskov en una entrevista a la revista estadounidense The National Interest.

El funcionario explicó que los partidos y movimientos de oposición, como el resto de elementos de la sociedad rusa son tenidos en cuenta por parte del gobierno, las autoridades y todas las fuerzas rusas que participan en la vida política del país.
“Tenemos la capacidad suficiente de garantizar el desarrollo de la sociedad civil y el incremento de su actividad política”, dijo Peskov al comentar la “preocupación” de algunos sectores políticos de EEUU por el clima político que impera en Rusia.

La reciente aprobación de leyes para regular la celebración de acciones de protesta y la labor de organizaciones no gubernamentales que operan en Rusia y son financiadas desde el exterior, ha desatado agudas críticas tanto en Rusia como en el exterior.

“Hablando honestamente, no podemos tener en cuenta la preocupación aludida, porque es un asunto de nuestra política interna. Somos un país democrático que comparte valores comunes con el mundo, pero también somos un país que resolverá todos sus problemas internos y todos los relacionados con ellos sin tolerar ninguna injerencia exterior”, subrayó Peskov.

Tras destacar el interés de Rusia de entablar con EEUU un clima de dialogo adecuado para atender asuntos cruciales, y fomentar las relaciones bilaterales, Peskov advirtió que el gobierno ruso responderá con “tolerancia cero” a las leyes estadounidenses similares al acta Magnistki.

“Es inadmisible utilizar un problema politizado artificialmente para ingerir en los asuntos internos y caldear temores inexistentes en la realidad. Demostraremos tolerancia cero a este tipos de cosas”, dijo Peskov al admitir que la aprobación de la ley Magniski produjo un gran malestar en el Kremlin y el parlamento ruso.
Condicionada a la anulación de otra ley discriminatoria contra la URSS y Rusia, la ley Magnitski deniega visados a funcionarios rusos que a juicio de las autoridades estadounidenses están implicados en violaciones de derechos humanos en Rusia y congela sus activos en EEUU.

Peskov reconoció que en respuesta a la Ley Magnitski, la Duma o parlamento ruso aprobó recientemente la controvertida Ley Dima Yákovlev,  que prohíbe a las familias estadounidenses adoptar huérfanos rusos y restringe el trabajo en Rusia de ONG financiadas por EEUU.
“Por supuesto que fue una respuesta. ¿Qué más se puede añadir? Se puede decir que Rusia demostrará tolerancia cero a leyes similares a la Magnitski”, indicó el portavoz del Kremlin.

Ria Novosti
Publicar un comentario