jueves, 17 de enero de 2013

Rusia advierte con “respuesta drástica” en disputa sobre antigua colección de libros judíos

Rusia advirtió hoy con “una respuesta drástica” después de que un tribunal estadouniense impusiera al Gobierno ruso una multa de 50.000 dólares diarios hasta el traspaso de una antigua colección de libros judíos, la disputada “Biblioteca Schneerson”, a la organización jasídica Jabad Lubavitch, con sede en Nueva York.
 “Es indignante que un tribunal de Washington haya decretado una sanción de multa contra un Estado soberano, hecho sin precedentes y que implica consecuencias  muy graves”, señaló el Ministerio ruso de Asuntos Exteriores.
El comunicado publicado en la web de la cancillería califica el veredicto de “jurídicamente nulo” y advierte de que Rusia se verá obligada a “tomar represalias drásticas”, si en EEUU se embargan sus bienes no protegidos por la inmunidad diplomática, tal y como exige Jabad Lubavitch.
Exteriores recordó hoy que la colección “se ha formado históricamente” en el territorio de Rusia y es “patrimonio del pueblo ruso”.
El viceministro de Cultura ruso, Grigori Ivliev, aseguró por su parte que “todos los documentos han sido restaurados y se encuentran en buen estado”. “La Biblioteca Estatal de Rusia (RGB) garantiza condiciones ideales para cualquier ciudadano ruso o extranjero que desee trabajar con ellos”, subrayó.
La Biblioteca Schneerson, que incluye unos 12.000 libros y 50.000 documentos antiguos pertenecientes hoy al Fondo de Bibliotecas de Rusia, fue recopilada a principios del siglo XX por el rabí Iosef Itzjak Schneerson, líder espiritual de la comunidad jasídica de Lubavitch, en el territorio de la actual Bielorrusia. Schneerson creó su biblioteca a partir de una colección que se remonta a 1772. Para los jasidíes, es un santuario.
Una parte de la colección fue nacionalizada en 1918. La otra viajó a Letonia y luego a Polonia cuando su propietario fue deportado de la URSS, en 1927. Tras estallar la Segunda Guerra Mundial, los libros fueron trasladados a Alemania,  y en 1945, recuperados por el Ejército Rojo.
En julio de 2011, un tribunal estadounidense ordenó el traspaso de la biblioteca a la organización Jabad Lubavitch que desde la década de 1990 lucha por su recuperación. Este veredicto, fuertemente criticado por Moscú, frenó el intercambio cultural entre Rusia y EEUU. Grandes museos rusos como la Galería Tretiakov o el Hermitage desistieron de exhibir sus obras en EEUU por miedo a un embargo. Por el mismo motivo se cancelaron las visitas del velero ruso “Nadezhda” a los puertos de Honolulu, en las Hawái, y San Francisco, en California, en octubre de 2011.
En enero de 2012, Moscú anunció que no piensa negociar el futuro de la Biblioteca Schneerson hasta que se anule la resolución judicial de julio de 2011.
Publicar un comentario